Seguidores

miércoles, 30 de septiembre de 2009

La mágia del correr

Hay días que te cuesta comunicar los entrenamientos porque por un lado tienes un cúmulo de datos objetivos que te hablan de ritmos, pulsaciones, tiempos y por otro lado una serie de sensaciones subjetivas que te hablan de voy flotando, puedo con esta cuesta, me siento cada vez mas ligero, ¿donde se ha quedado la tensión?, que bien ahora un poco de lluvia.

Ayer fue uno de esos días, la semana pasada la emplee en recuperar el cuerpo de la media de Valladolid, acabé mas castigado de lo que pensaba. Esta semana tocaba volver al plan de entrenamiento que estoy siguiendo para acabar agradablemente la Behobia San Sebastian.

La cita de ayer era con rodaje con cuestas, 60’ a un ritmo no demasiado exigente de 6:45 – 6:15.

El día fue muy estresante por lo que se juntaron las ganas por desfogarme con la jornada de entreno, cuando salí ya estaba anocheciendo y se respiraba un aroma a agua que hacia presagiar una buena sesión, además me acordé de una de las últimas entradas del compañero Dani (Zapatillas con Velcro) en la que hablaba de buscar el límite entrenando, por lo que lo primero que hice fue olvidarme del rimo que debía de marcar y tirar para ir dejando atrás todo el estrés acumulado.

Las sensaciones eran muy buenas y una de las ventajas de salir anochecido es que te olvidas del crono, pulsaciones y demás parámetros, por lo que solamente te guías por como te vas sintiendo, una vez caliente después de los primeros dos kilómetros y comenzando la parte de subida, aunque aún suave, me encontraba rodando muy suelto y con ganas de comerme unos cuantos kilómetros de subida, por lo que opte por el recorrido que me garantizaba esos kilómetros de buena pendiente y con luz suficiente para no correr riesgos, sobre todo en la bajada.

Durante la subida, acompañado de una ligera llovizna, cada vez me encontraba mas suelto pudiendo mantener un ritmo considerable, incluso en los repechos mas fuertes, me sentía lleno de fuerza.

En la bajada intentando correr eficientemente y manteniendo un ritmo alto, normalmente mi punto débil es bajar, suelo perder lo que gano subiendo, pero ayer también me encontraba a gusto en este tramo, luego una pequeña subidita y ya en descenso de vuelta, al final una jornada de entreno mágica.

La parte objetiva es como sigue:

3,5 primeros kilómetros en bajada, llano y un poco de subida a 5:09. Desde el 3,5 hasta el 6,07 en subida con tramos del 5% medio a ritmo de 5:50. Para finalizar los 2,77 últimos kilómetros en bajada con alguna tachuela en medio a 5:19 lo que dan unos números finales de 8,84 km con un ritmo medio de 5:26, lo único que no cumplí fue con el tiempo de rodaje ya que al final fueron solamente 48:02.

Pulsaciones medias 140 (84% de FCM) con máximo de 155 (93% de FCM)

9 comentarios:

VICMAN dijo...

ya no hay tachuelas que se te resistan.

La behobia se te va a hacer hasta corta.

Quique dijo...

Hola Alfonso, ya mismo estamos llamando a Donosti para que te pongan esas tachuelas....pero solo para subirlas ¡eh!.

Buen entreno el de ayer....y aseguir así de bien.

Un saludo
Quique

Dani dijo...

Fabuloso chaval... :) Un entreno cojonudo, por lo menos ese sabor de boca se me quedó después de llegar a casa el otro día. Me alegro mucho de que te encuentres tan motivado y tan fuerte.

Un fuerte abrazo y nos vemos en el CSIC, ¿no es asi?

Grimo runner dijo...

Como molan esos entrenos que te sientes como el mejor, te dejan un sabor y una sonrisa en la boca increibles. Pues nada a seguir teniendo de esos muchos dias novato. Un abrazo.

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Victor, la verdad es que las tachuelas cuando son durante 20 km se hacen un poco durillas.

Quique, dentro de nada andamos por tierras donostiarras y a disfrutar.

Dani, la verdad es te sientes increible y desde luego nos vemos en CSIC.

Presi, que los dioses te escuchen y nos den muchos entrenos de estos.

Rafael Jiménez González dijo...

Muy buen entreno!
Hiciste menos tiempo del previsto, pero seguro que con mejor calidad que si hubieras hecho ese recorrido de tachuelas, je, je, je.

Lo tienes chupao!!!

Jaime N@v dijo...

Unos entrenos muy buenos... no es magia es realidad
A por la de Behobia
Ciao

bekele dijo...

Hola Alfonso, a mi particularmente me gusta entrenar en cuestas, te da mas fuerza en las piernas, para luego poder afrontar carreras duras como San Sebastián o Segovia.
Nos vemos en el CSIC y en San Sebastián
Un Saludo Bekele

Rafa González dijo...

Esos entrenos duros suelen ser los que dan más satisfacción al acabar, pero no por acabar, sino por haber podido acabarlos...(vaya lío... :-)
La Behobia tiene que ser una pasada. disfrutarás muchísimo, seguro.