Seguidores

lunes, 20 de junio de 2016

Noche

La noche me envuelve, silencio solo roto por mis pisadas. 

Unos puntos brillantes y un gato que sale corriendo, mientras la pista se va elevando y el ritmo se hace acompasado hoy los pasos salen solos no hay esfuerzo unas palomas sobresaltadas emprenden el vuelo y sorprendo a un mochuelo en mitad del camino.

Cuando corono, la oscuridad se extiende bajo mis pies, al fondo algunas luces luces y sobre Abantos la Luna majestuosa reina de la noche.






martes, 24 de mayo de 2016

34 dias

Amanece y hay silencio al rededor, aquí arriba todo es paz; empiezo a bajar y de repente soy miembro de una bandada, bajo escoltado por buitres, vuelan a pocos metros y me arrastran hasta que empiezan a remontar el vuelo y comienzan con sus círculos, como despidiéndome.

Al punto todo cambia, ahora es el agua la compañera, tumultuosa y abundante desparramándose por el camino centenario y cuando te quieres dar cuenta nuevamente el camino mira al cielo y viene el sudor, la repiración se agita y los pasos se acortan, uno, dos, tres, ... mil cien, suaviza y sabes que llega el final.

Bajada y final. Hoy la Fuenfría y Valsaín han sido míos durante mas de seis horas; la tirada larga ha terminado y quedan 34 días.

jueves, 3 de marzo de 2016

¿Por qué?

 ¿Por qué corremos?








               









Contestado, ¿no?                             

martes, 19 de enero de 2016

Objetivo fijado

Que difíciles son las vueltas, menos mal que tengo la suerte de que el tiempo estos días está acompañando, no todo el mundo entenderá que un buen tiempo sea lluvioso, frío y con viento, pero cuando con esta climatología te internas en pistas y sendas a la luz del frontal todo adquiere otra dimensión y al menos yo encuentro una sensación increíble de tranquilidad.

La siguiente etapa ya la he empezado a recorrer; es larga, muy larga, hace algo mas de un año escribía lo siguiente:

"Es por esto que por dos veces me he puesto en la linea de salida del GTP y aunque ninguna de las dos he cruzado la meta final, en esta segunda ocasión si he cruzado el final del camino, sinceramente me es accesorio que un accidente me haya privado del disfrute de bajar hasta la meta de Navacerrada.".

 Sinceramente en ese momento mi sentimiento era ese y el camino lo daba, y doy, por recorrido, pero algo en mi interior se ha removido y esa imagen de la meta de Navacerrada se ha ido instalando en mi cerebro, así que este año por tercera vez estaré aguantando los nervios en la línea de salida, esperando la cuenta atrás y sabiendo que tengo por delante los últimos 115 kilómetros. Por detrás quedarán muchos pasos, muchas horas subiendo y bajando por el Guadarrama, posiblemente alguna caida; y ahi delante La Maliciosa esperando majestuosa vernos pasar camino de nuestra meta.

viernes, 25 de septiembre de 2015

VI Madrid Segovia

Este ha sido un año de desconexión total, después de Barcelona no he tenido motivación para salir a correr y mucho menos para preparar una carrera, pero hete aquí que estando de esta guisa me apunto otro año mas a la Madrid-Segovia, este año porque sale a las 5 A.M. al final nos vale cualquier excusa.

La primavera pasó, pero las ganas de correr no aparecían y llegó el verano y con esfuerzo salía a hacer unos rodajes pisteros que no solían pasar de 15 km en ningún caso, además buscando permanecer el mayor tiempo posible en la zona aeróbica.

El mes de Septiembre comienza y con él nuestras vacaciones y los rodajes se trasladan al nivel del mar.

Todo adobado eso sí con sesiones de caminata.

Mis cifras durante este tiempo han sido
Abrir -     63 Km
Mayo -    65 Km
Junio -   173 Km
Julio  -   201 Km
Agosto- 148 Km
Septie -  140 Km

Con este bagaje me presento el sábado en la salida de un ultra de algo mas de 102 Km, eso sí esta vez con una tensión tranquila, mi intención era bajar de las 18 horas aunque fuera por unos segundos y si veía que se escapa poner pie a tierra y no sufrir innecesariamente.

En la salida coincido con algunos compañeros y los últimos minutos y primeros metros los comparto con un máquina como es Luis Valero.

Ya de salida adopto ese ritmillo que he ido interiorizando en la preparación y espero que vayan pasando los kilómetros para ver que me puede deparar la jornada. Mi hoja de tiempos tenía solamente 3 referencias Colmenar, Matalpino y Cercedila con los tiempos del año pasado, total el objetivo era bajar 3 minutos ese tiempo.

En Colmenar me presento con algo de adelanto al tiempo marcado y eso me anima pues además de dejar el frontal me encuentro mejor que otras ediciones, cambio de camiseta relleno de comida y a por el siguiente punto de control.

Este año he descubierto que sin querer me he creado un mantra para tirar en los momentos que la tensión decrece (vamos a empujar un poco), pues eso empujando un poco me pongo a trotar por las calles de Colmenar, cosa que otras ocasiones no he hice.

Pasando uno de los tramos bajo mi opinión mas divertidos de la carrera, una cañada con piedras en descenso y algún buen repechón, nos presentamos en el Puente Medieval sello, bebo algo relleno bidones y a por uno de los tramos que siempre me han supuesto una pequeña tortura que es la subida hasta vislumbar Manzanares.

Este año entre caminar y empujar se me pasa rápidamente y en Manzanares en lugar de parar a avituallar traquilamente sello, como algo de fruta, relleno bidones y salgo para Matalpino, creo que he recortado algo al crono.

Este tramo me lo tomo algo mas relajado, charlando con algunos compañeros de carrera y así alcanzo Matalpino Km 50 en bastante buen estado y con media hora de avance a mi previsión, en este avituallamiento paro un poco mas y me encuentro con Carlos y Dioni que habían ido a darme ánimos.

De Matalpino salgo andando, empieza un tramo que para mi es clave, no se puede perder tiempo en él pero hay que guardar piernas para llegar a Cercedilla lo mas entero posible.

Una vez termina la subida de salida de Matalpino toca ponerse a trotar hasta que la pista se va empinando y sobre todo la subida final a la Barranca, en este avituallamiento me siento, como algo y salgo para Cercedilla.

Salida tranquila y subida por el cortafuegos con un buen ritmo para bajar hasta la Fonda Real como me gusta, tirándome y disfrutando de la bajada.

Llego a Cercedilla en muy buenas condiciones, cambio de camiseta, como algo de pasta que me he mandado y descubro que se me ha estropeado el teléfono y no puedo pasar información de donde estoy, le pido a otro corredor que me deje llamar a Olga y le digo donde estoy, que tengo buen feeling de carrera y que nos vemos en Segovia.

Se que tengo el colchón de una media hora, pero en la subida a la Fuenfría no voy cómodo, me va pegando el Sol y en el avituallamiento me he despistado con el incidente del móvil; no he sacado de la mochila de repuestos la cinta para la cabeza y tampoco cogí las sales que me había mandado, pero buscando la sombra sigo aunque a un ritmo al que me van pasando corredores.

En la fuente de Majavilán relleno bidones con la mejor agua de Madrid y sigo subiendo.

En el control de la Calzada Romana, me doy cuenta que no voy tan mal como pienso y de aquí a la Fuenfría sigo andando pero pongo un ritmo duro y así alcanzo el control cimero de la carrera donde este año no me paro solo sello, bebo algo y sigo buscando el "descenso" hacia el Corral de la Desesperada.

La primera parte del descenso marchando a buen ritmo, no me encuentro con ganas de correr con las piedras sueltas que lo llenan y una vez alcanzada la Fuente de la Reina toca cambiar el andar por trote y empezar a empujar, sigue siendo de día y me motiva poder llegar al menos hasta el control de la carretera de Riofrio sin frontal.

En el avituallamiento me encuentro con Juan Segui y Katia que este año están de voluntarios en el mismo, un rato de charla me siento un momento y a por la bajada final.

Sorpresa este año bajamos nuevamente por carretera hasta la Cruz de la Gallega, aunque en algún momento tengo que caminar pues los cuadriceps ya empiezan a ir justos, desde la Cruz de la Gallega y con el Sol iluminando ya no paro de correr hasta el último control, aquí pido otra vez que me dejen llamar y aviso a Olga que estoy en las puertas de Segovia y que lo mismo llego a meta antes de que lleguen ellas, pues son las 20:30, es decir tengo el objetivo realizado!!!!.

Viendo el horario que llevo me relajo algo y mentalmente me salgo algo de la carrera, creo que tengo la recompensa del sub 17.

Cuando me centro nuevamente en la carrera me doy cuenta que como no fuerce no llego en ese tiempo, pero volver a meterme en carrera esta vez me cuesta y entrando a Segovia empiezo a empujar pero veo que al final no entro en sub 17 así que los últimos minutos de carrera los paso agradeciendo los ánimos de la gente, chocando manitas y entro en meta como en una nube en 17:03 bajando una hora el tiempo del año pasado!!!!

Por vez primera he llegado a meta disfrutando en un ultra y lo que aún es mas importante me he vuelto a divertir y disfrutar en una carrera.

Si analizo esta carrera y el último GTP puedo encontrar los tres factores principales de hacer unas buenas carreras, duras pero divertidas.

Primero ir con tranquilidad y sin falsas expectativas, sino con objetivos muy factibles, en segundo lugar la alimentación, esta vez lo he hecho mejor y he seguido la pauta que me había fijado de comer un mini bocadillo de jamón cada dos horas, tomar fruta en los avituallamientos y un gel de cafeína al amanecer y otro al atardecer; el último factor, la hidratación bebiendo cada 20' aproximandamente y vigilando que en plazos razonables tenía que parar a orinar, de esta forma sin comer nada extraño el estómago ha estado perfecto en todo momento y el nivel hídrico controlado.






jueves, 25 de junio de 2015

GTP 2.015

Primero decir que no he desaparecido, eso sí he estado un tiempo de retiro runneril y algo desaparecido de las redes sociales tocando el tema.

Pero un año mas Junio llega y como en los últimos años el GTP ya está llamando a la puerta, este año no estaré en Navacerrada pero si espero ser parte del mismo sirviendo como voluntario en el puesto de La Granja.

El año pasado había tomado la firme decisión de considerar cerrada mi participación en esta prueba y considerar cumplido su recorrido y con esta intención he llegado hasta estos días en los que viendo como se acercaban las fechas esa decisión como algunos habían vaticinado saltaba hecha añicos.

No sé si el año próximo estaré en la salida y si sería en el 110 o en el 60, pero casi estoy convencido que, si antes no se cargan la carrera las autoridades del Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, pisaré sobre esa alfombra azul que lleva hasta el arco de meta.

Lo del P.N. del Guadarrama merece una entrada tranquila que estoy preparando, pero parece que tienen en su punto de mira los trails por sus senderos.

Mucha suerte a todos los participantes y solamente hacer un llamamiento a todos los que en alguna de las modalidades toméis la salida, cuidad muchísimo el tema de la hidratación, la temperatura se espera tremendamente alta y el retraso en la hora de salida no ayuda en nada; la subida por el Reventón puede ser muy dura y causar estragos así que salid bien cargados de líquido, que a los del 110 os quiero ver uno a uno en La Granja.

martes, 17 de marzo de 2015

Barcelona Marató una de las grandes

Llega el esperado fin de semana, los últimos días han sido de muchos nervios y poco dormir, el runrun de la carrera lo hacía dificil.

El sábado cogemos el AVE hacia Barcelona donde llegamos después de un plácido viaje de 3:30 horas.

Hacemos el checking en el Hotel y nos vamos a comer y pasear un poco la ciudad antes de irnos hacia la Expodeport, donde además de recoger el dorsal nos encontraremos con ilustres blogueras y blogueros.

La recogida de dorsal rápida, sin colas y visitamos al expo que desde luego es la mayor de las que conocemos.

A las 18 nos encontramos con  Ana, Miguel,  Manuel Tintoré, Rafa, GonzaloGemma y familia,.


Despues de conversar un rato nos tuvimos que despedir para seguir con un tiempo dedicado a la familia.

Copa de cava, jamón ibérico,  pa amb tomaca, un trozo de coca, un cafe con leche y unas tortas de arroz con chocolate fueron la antesala a una buena noche de sueño.

A las 5:30 suena el despertador, esa manía de desayunar a 3 horas del comienzo de las Maratones, así que en pie, cereales con manzana y leche de almendras para el cuerpo.

Luego todos esos rituales que solemos tener antes de salir y a las 6:45 hacia el metro pues habíamos quedado a las 7:30 para el último encuentro, cuando llego están Gonzalo, Miguel e Isidro Gilabert.

Después de una amena charla nos dirigimos al ropero y aquí es el único momento que vivimos algo de descontrol en el acceso ya que con los nervios alguna valla no cumplio su mision y acabamos entrando un tanto desordenados.

Dejada la bolsa me dirijo a mi cajón 3:45-4:00 bajo un sol muy agradable que suavizaba una temperatura baja, ideal para correr, el día no podía haber salido mejor.

A las 8:30 empiezan las salidas de las distintas oleadas, todas bajo los acordes del Barcelona de la Caballe y Fredy Mercury, el disparo de confetis y la música de la salida, en la mía salimos al ritmo del Ojo del tigre.

Lo que tiene este sistema de oleadas es que desde el primer momento puedes coger el ritmo que deseas llevar, en mi caso la estrategia era hacer los primeros 3 kilometros por sensaciones sin forzar la máquina, el autolap lo había puesto en 5 km.

Esta primera parte por Creu Cuberta con mucha gente animando y en una larga recta que es la tónica de esta Maratón que huye de retorcer el recorrido.

Pronto comienza la animación sobre todo de grupos de batucada que hacen que el ritmo te vaya saliendo solo.

En el paso por el kilómetro 3 veo que el ritmo está algo por debajo del 5:50 y que voy a un ritmo que me permite avanzar sin problemas y sin tener un desgaste excesivo, desde luego con muchas mejores sensaciones que en las tiradas largas, pero falta toda la carrera por delante.

Pienso esperar al km 5 para ver como el cuerpo marcha y decidir a lo que apostar definitivamente.

El km 5 me marca 5:53 así que teniendo en cuenta que pienso mantenerme en ritmo que me permita atacar desde el km 30, cambio al plan B que es hacer un sub 4:15.

Poco después pasamos rodeando el Camp Nou y me da un poco de rabia saber que no voy a poder estar el miercoles en el partido que se anuncia, la subida a la Diagonal la hacemos todo el grupo a buen ritmo y nos disponemos a encarar la primera bajada hacia la Plaza de España.

En la calle Berlín se encuentra el kilómetro 10 lo paso en 58:56 es decir a 5:54, estoy consiguiendo por una vez mantener un ritmo uniforme.

La carrera sigue sin problemas y ya en la Gran Vía está el avituallamiento del 12,5 donde me saludo con Rafa (El Abuelo Runner) que hoy está trabajando al otro lado de la mesa.

Desde aquí llegamos a la primera rampa del día que se encuentra en el Paseo de Gracia y que me atranca un poco, así llego al km 15 en 1:29:22 a 5:57 debido a la perdida de fuelle en esa subida.

Ahora biene un tramo bonito pues nos espera pasar por la Sagrada Familia y sobre todo encontrame con Olga por primera vez. Ese paso es espectacular lleno de gente y perfectamente controlado por vallas.

Me sorprende Olga estando algo antes de lo previsto, así que la saludo al paso y sigo por la calle Valencia, aquí me doy cuenta de una característica de calles del ensanche y es que están abombadas en el centro y caen hacia las aceras, por lo que hay que buscar el centro de la calle para ir mas o menos estable.

La Meridiana, pese a que todo el mundo decía que era plano sube en su tramo de ida y por lo tanto en el de vuelta baja.

Curiosamente me sigo atrancando en la subida y paso la media en 2:07:58, que es un tiempo ideal para afrontar el 4:15,  dado que pensaba correr en positivo.

Me voy encontrando bien, pese al logico desgaste de los kilómetros y en el 25 hago una pequeña parada técnica estaba bebiendo bastante en todos los avituallamientos y parece que el sudor no era suficiente para vaciar los depósitos.

Vuelvo a coger el ritmo y me engancho al grupo con el que viajaba, llegamos a la Diagonal y aquí con la vista puesta en la torre Agbar y el segundo punto de encuentro con Olga veo que de gasolina empiezo a ir justo, pero es el kilómetro 28 y que puedo esperar, así que aprieto los dientes y sigo.

Damos la vuelta para retornar hacia el mar y me paro un momento con Olga le comento que ya empieza la carrera y que nos vemos en el Arco del Triunfo.

El paso por el 30 lo hago en 3:07:03 y suena la señal de soltar todo lo que pueda llevar dentro, no se si por un aumento de ritmo o por una actitud mas positiva empiezo a pasar gente, desde este punto hasta el 40 recupero mas de 400 puestos, pero la vuelta por la costa se me empieza a hacer larga y ver constantemente la torre Mapfre no ayuda a mejorar la sensación, pero sigo adelantando a corredores y pienso que no iré tan mal, se que voy rozando el límite porque no soy capaz de hacer cálculos.

La subida hacia el Arco del Triunfo se me hace pesada, en el avituallamiento del 35 cojo un gel de chocolate, no lo había probado nunca y parece que me da un punto que me permite terminar con la subida, me llama Olga y me da tiempo solamente para volverme un poco y saludarla, el próximo encuentro será en la meta.

Ya ha estas alturas de la carrera para nuestra zona cualquier repecho se convierte en una montaña y cuesta pasar la Ronda St. Pere.

En la Plaza de Cataluña comienza el descenso hacia el paseo de Colon, aquí es donde pensaba recuperar algo, pero tengo bastante con mantener un ritmo que me deja en el 40 en 4:15:43, así que solo queda luchar por bajar de 4:30, el peor de los escenarios posibles.

Los dos kilometros del Parallelo son eternos, la gente te crea un pasillo pero ni siquiera esa energia consigue que pueda elevar el ritmo y el último kilómetro se me hace eterno no consigo llegar al giro y cada vez voy con menos fuerzas.

Cuando por fin encaro la recta de llegada, los últimos gloriosos 195 metros, lo veo como si fuera un kilómetro y además hubiera una rampa del 10%, intento abrir la zancada e imponer un ritmo que al menos me permita entrar alegre, pero no tengo nada dentro, por primera vez en una Maratón me siento totalmente vacío en la meta.

Al final paro el crono en 4:31:01 y las lágrimas llegan por un lado de impotencia por no haber salvado ninguno de los objetivos y por otro lado de satisfacción por haber luchado hasta el final y tener una MMP después de 3 años.

Luego todo el ritual de la llegada y a buscar a Olga y Maribel para despues irnos al hotel, ducha cambiarnos y a comer al puerto y después de un gran homenaje dar una vuelta por la Barcelona mas antígua y terminar con un café en el de la Opera, antes de ir a dormir e intentar reposar.

Eso sí tengo una lección aprendida, por los motivos que sean mi cuerpo hoy por hoy da para luchar por el 4:30 en Maratón me falta para poder cumplir con mi marca de media en una Maratón y los años van jugando en contra.

Por ahora va un ladrillo, pero no quiero dejar para mas adelante lo que me ha parecido esta Maratón, practicamente perfecta.

Recogida de dorsal, camiseta y bolsa rapidísima sin ningún tipo de demora.

Expo muy completa.

Ropero, este punto como he comentado anteriormente es el que he encontrado algo mejorable, solo dos entradas y se genera aglomeración en el acceso.

La salida por cajones y oleadas permiten por un lado que todo el mundo se sienta protagonista y que desde el primer metro se pueda correr.

Los avituallamientos de 10, bien montados a ambos lados de la carrera, excepto alguno de los de líquido , y larguísimos sin atascos y recogiendo tranquilamente.

La animación increible estabas dejando de oir un grupo cuando ya oias el siguiente, rock, batucada, rumba, tradicionales, etc.

La zona de meta muy bien montada sin parar en ningún momento y con un poncho de plástico perfecto para cubrirte y además que puedes utilizar pues como chubasquero de emergencia viene de lujo.

La zona de fisios en la llegada enorme llena de camillas y con dos fisios por corredor con una espera no demasiado larga.

Recogida del ropero organizada, pero es el otro punto donde se debería estudiar otros sistemas de ordenación, en este punto lo mejor que conozco es el sistema de la Behobia.

Los voluntarios geniales, como siempre un lujo en cualquier carrera, una sonrisa, una frase que te da las fuerzas en cada momento.

Otro detalle todos los puntos turísticos perfectamente protegidos por vallas para evitar cruces indeseados.

Desde luego una Maratón de 10.

Eso sí mi GPS me ha comentado que tiene un desnivel positivo de 175 m.

Si habéis conseguido llegar hasta aquí que sepáis que parte de lo positivo de este resultado es gracias a vosotros.