Seguidores

viernes, 24 de septiembre de 2010

Milagro, tengo piernas

Ayer tercer día consecutivo de salida siguiendo el plan de preparación. Tocaba 11 km con calentamiento, 6 km a 5:07 y enfriamiento.
Con las agujetas puestas el plan era hacer unos 3 km de calentamiento en un trazado algo descendente, apretar los dientes e intentar en lo posible acelerar en los km siguientes y si no podía mantener un ritmo controlado hacer cambios durante esos 6 km y terminar con 2 de enfriamiento.
Cuando he salido de casa hacía algo de fresco y una fina llovizna y rápidamente he pasado al plan B, tirar en subida a Fontenebros para hacer el calentamiento y luego tirar a lo que diera el cuerpo y terminar a trote cochinero para enfriar, lo que si sabía es que yendo por ese camino me anochecería en la cañada de vuelta de Moralzarzal.
La subida a Fontenebro ya me fue animando ya que el olor de la jara mojada llenaba el ambiente, por aquí fui recuperando sensaciones los tres kilómetros de calentamiento en progresión ( 6:21, 5:45, 5:41) desde aquí con la táctica de un kilómetro mas he ido encadenando los siguientes, si bien desde el 6 he ido notando la falta de forma pero siempre con buenas sensaciones, los km de calidad han quedado (4:44, 5:05, 5:04, 5:12, 5:22 y 5:44) luego el enfriamiento que me han salido algo mas de 3 km, terminando los últimos 700 m en un progresivo a 4:04.
Las sensaciones han sido totalmente positivas y las piernas se empiezan a adivinar debajo de las estacas. La verdad es que el camino y la hora aportan un plus ya que curiosamente en la vuelta desde Moralzarzal el elfo ha vuelto a correr conmigo, hoy todo el rato he llevado la sensación de que una luz me iluminaba desde atrás, casi podía ver mi sombra por delante, incluso una vez he vuelto la cabeza para ver si tenía una bicicleta pero todo estaba solitario...

12 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Si ya te lo decíamos, enseguida te pones a tono, el cuerpo tiene memoria.

Jan dijo...

ya me empezamos que si el elfo, los duendes... vuelve la normalidad :)

SONIA dijo...

Me he puesto al día con tu blog, que desde que volviste de las vacaciones no me había pasado por aquí. Y he comprobado, gratamente, que te invadió la misma certeza que a mí el día que cogí el ferry hacia Staten Island.
Por lo demás, veo que vas engrasando la maquinaria. ¡Mucho ánimo!

Un abrazo!

manuel binoy dijo...

Muy bien, poco a poco y recuperando piernas y buenas sensaciones, con o sin ayuda de elfos misteriosos que sólo se adivinan sin mostrarse del todo; enhorabuena, ánimo y a seguir.

Korrecaminos dijo...

Comprobado, la jara mojada tiene efectos alucinógenos en tu persona.

Buen entreno Alfonso.

Saturnino dijo...

Más que el elfo son las gansa de correr las que te siguen; pronto estarás otra vez a tono.
Un saludo.

Paco Montoro dijo...

Esas sensaciones es lo que todos buscamos...

Pingüina Veloz dijo...

Bonitas sensaciones, hasta aquí me ha llegado el olor a jara mojada. Si es que correr por la sierra de Madrid es un placer de los grandes ;D
Un saludo

Manuel Robaina dijo...

...y al tercer día resucitó y empezó a imaginarse terminando el próximo maratón.

ZAPATOVELOZ dijo...

Buenos ritmos para los dias que llevas de entrenamientos.

*Miss Pegasus* dijo...

Me alegra oir que van renaciendo esas piernas poco a poco... Más les vale, porque tú lo tienes clarísimo...

Rafael Jiménez González dijo...

Ya ves como poco a poco la figura va resurgiendo desde el fondo.

En un par de días ya estás como nuevo y sin agujetas, verás!

Un saludo