Seguidores

miércoles, 8 de junio de 2011

A vueltas por el Cerro

Ayer me tocaba enfrentarme con algo que hacía mucho tiempo tenía ganas, la subida al Cerro.
Esta elevación de 1.327 coronada por una torre del antíguo telégrafo optico, de la línea Madrid - Irún, forma parte de nuestro horizonte villalbino y es frecuentada por cierto número de corredores que encuentran en sus rampas, pistas y cortafuegos su habitat natural.
Mi caso no es este, así que todas las reservas me lancé a coronar su cima.
El recorrido es suave en su primera parte ya que, quitando una pequeña trialera hacia los 2,7 km tiene un desnivel suave que no se agarra para nada a las piernas y te permite ir entrando en calor.
El camino que quise hacer ayer era una de las variantes mas reducidas, por lo que en el km 5 comienzo la subida por la pista que va ganando altura de forma constante y con alguna rampa ya importante, durante la subida además tengo que dejar la pista en algún punto debido a que tengo respeto cuando me encuentro alguna vaca junto a su ternero.
Ya en alguna de las rampas mas importantes no me queda mas remedio que andar, cosa que voy alternando con correr cuando el desnivel se suaviza.
En el km 7 dejo la pista para terminar la subida por el cortafuegos y poner un puntito mas de tensión en las piernas, en la parte superior vuelvo a correr, pero ya con algún amago de calambres en los gemelos.
Cuando estoy coronando veo a otro corredor en dirección contraria.
En la cumbre hago alguna foto a la torre del telégrafo, que no había visto totalmente reformada y me lanzo a bajar por el cortafuegos. La bajada se hace dura y con algún traspiés que otro, hasta que tengo que salirme del recorrido debido a que este está ocupado por alguna vaca con su retoño.
Hago un poco de campo a través bajando en busca de la cuesta gris, la que tomo en su última curva, la bajo por la cuesta hasta la curva que me deja nuevamente al lado del cortafuegos por donde termino el descenso a encontrarme nuevamente en la cañada que une Villalba con Moralzarzal. Al final salieron 14,6 km en poco menos de 2 horas, poco a poco iré cogiendo el ritmo de montaña.
La experiencia ha sido dura pero gratificante, hoy tengo las patas como troncos de arboles, pese a que terminé la ducha con agua fria sobre ellas.
La montaña corriendo me gusta al menos igual que andando, es una gozada poder trotar por estos parajes saliendo desde casa, ayer quitando un par de corredores y otras dos personas paseando no me crucé mas que con las indicadas vacas y multitud de conejos.
Ya he decidido por donde haré la tirada larga previa a la Cuerda Larga.

8 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Esas subidas prolongadas te fortalecen muchísmo. Añadelas de vez en cuando a tu entrenamiento de asfalto y verás lo bien que sientan. Un saludo

victor dijo...

Duro, duro, te vas a poner. Cuidado con las vacas, mejor desde la barrera.

Jaime N@v dijo...

Por muy dura que sea la montaña, como dices una gozada, buen entreno...

Carles Aguilar dijo...

Una magnífica forma de endurecer los cuadríceps, no..?? la montaña es dura y es una forma diferente de correr.... Si te gusta, estás perdido....

Raúl dijo...

Tarde o temprano todos tiramos a la montaña porque nos gusta la naturaleza. Buen entreno

Bel_ga_rion dijo...

Muy buena salida. Oigo la conjunción correr+cortafuegos y ya me queman los cuadriceps.

ZAPATOVELOZ dijo...

El cerro es un buen sitio para entrenar y tiene montones de caminos y variables.
Un saludo.

Jan dijo...

y digo yo que lo mio son cuestas...