Seguidores

lunes, 7 de julio de 2014

Fin del camino

Estoy dando muchas vueltas al enfoque de esta entrada porque nada mas lejos de mi intención que se pudiera considerar fruto de la frustación.

La caída la tuve a 1,5 km del Puerto de Navacerrada, si bien no me produjo ninguna lesión que pusiera en peligro mi vida, al ser un golpe directo en la cara, si me generó una situación de descordinación y mareos que me impedía seguir. Justo lo que mas deseaba en ese momento era poder continuar y llegar a meta, pero cada vez que me intentaba incorporar me entraban mareos.

Además al poco del accidente empecé a tener fuertes temblores, por lo que Ricky ,el amigo que ese momento venía conmigo, intento que la organización gestionara mi evacuación, con el resultado de que le dijeran que saliera por mis medios ya que no podían entrar con ningún vehículo hasta donde estaba..

Las asistencias llegaron andando y me atendieron perfectamente, haciendo el diagnóstico de rotura de nariz y luxación de dedo.

Ricky, llamó al 112 y junto con los bomberos estableció el rescate, que se produjo en camilla por parte del GERA.

Al final fui evacuado al Hospital del Escorial donde se confirmó el diagnostico, me atendieron las lesiones y me mantuvieron en observación durante un par de horas, ya que al incorporarme para hacerme radiografías volvía tener un mareo.


Ya en el reglamento figura que:
"7.4: En caso de accidente, enfermedad o herida que precise asistencia se deberá avisar al teléfono de la organización, se recuerda que el GTP discurre por lugares de difícil acceso a vehículos o incluso donde solo se puede llegar a pie por tanto en algunos casos puede llevar horas que los servicios de emergencia lleguen hasta el herido."

Entiendo que pudiera ser conveniente que en puntos donde el riesgo de accidente es mayor existiera al menos un equipo sanitario de atención rápida y aunque la evacuación se demorase la estabilización del herido se realizara lo antes posible, por ejemplo en la cima de Peñalara donde se podría cubrir tanto el transito por Pajaros y Claveles, como la propia bajada desde la cima.

Estas mismas apreciaciones las he transmitido por mail a la organización.

Luego he leído que Xari Adrian sufrió una rotura de clavícula por la noche en La Pedriza y bajó andando hasta Canto Cochino acompañada por un voluntario.

Solamente quiero reseñar la importancia de portar el material de supervivencia obligatorio y no obligatorio en todas las salidas de montaña, así como contar en todo momento con una covertura que nos pueda garantizar una asistencia en las mejores condiciones posibles.

10 comentarios:

RA dijo...

En la entrada anterior ni me imaginaba que había pasado lo que cuentas. Vaya golpe, espero que te encuentres bien y que recuperes pronto, supongo que la familia se llevó un buen susto. No tiene que repetirse de nuevo pero esas cosas ocurren, ni el primero ni el último, ya sabes, pero cuando le toca a uno...

Y si tienes un rato, por si las moscas, envía burofax con certificación de texto y acuse de recibo a la organización explicando cómo ocurrió y aporta copia del parte de accidentes para que conste su recepción.

Un abrazo y mucho ánimo.

fosete dijo...

Deseo que te recuperes pronto y que pronto nos hables por aquí de tus nuevos retos.

Un abrazo

Javier G. Martín dijo...

Joder Halfon, vaya tela tio, es una castaña todo esto, lo siento de veras, espero que hayas recuperado y que vayan desapareciendo las secuelas físicas y las anímicas.
un fuerte abrazo

Juanqui dijo...

Ánimo Halfon, mejorate y sobretodo animicamente a tirar para arriba.

Un abrazo!

maratonman dijo...

Lo has dejado un poco abierto Alfonso, que es eso de fin del camino, que dejas de correr por montaña, que pinta que es eso o que dejas el blog o ambas cosas, espero que no sea que dejas el blog,aunque al final siempre cada uno hara lo que siente, ya nos diras.
Un abrazo y que te recuperes muy pronto de esas heridas, menudo porrazo...

Celina dijo...

Correr en montaña entraña sus riesgos y desde luego es fundamental que tengamos claro que debemos ser responsables y llevar todo aquello a lo que nos olbiga la organización y lo que nosotros dentro del sentido común sabemos que nos puede ayudar en una situación peligrosa. Yo siempre llevo la mochila a reventar, con mucho más de lo que exige la organización, pero es que nunca se sabe qué puedes necesitar tú mismo o un compañero que encuentres en el camino. Pero desde luego también debemos exigir a la organización unos mínimos que garanticen la seguridad de todos los corredores. Solo puedo desearte una pronta recuperación, el disgusto imagino que no te lo quita nadie. Un besazo enorme

Javier Belloso Martínez dijo...

Animo Halfon, puedes con esto y mas...

CHEMA ALONSO dijo...

Se puede decir mas alto pero no mas claro.

Un abrazo fuerte

Gonzalo Quintana dijo...

Bien hecho Halfon, cualquier día pasará algo realmente grave. Con lo populares que se están convirtiendo los ultras es mejor prevenir que curar.

Manuel Gonzalez Concejero dijo...

Con Xari estuve yo uno instantes, la verdad es que en alguno puntos la evacuación de un herido es difícil, pero hay que ponerse en lo peor y desde hay organizar las pautas para una evacuación lo más rápida posible.