Seguidores

viernes, 3 de agosto de 2012

Reflexiones camineras

Dos semanas sin entradas en el blog, demasiadas cosas por hacer parece mentira que estemos en verano.

La preparación de los 100 km sigue su evolución juntando sesiones de caco con sesiones de correr y sesiones de caminar, lo que he incluido es un entrenamiento cruzado en la piscina.

LO que estoy buscando es mentalmente asumir que un ritmo medio "bajo" en esta distancia te garantiza un puesto muy decente en la clasificación, aunque el objetivo es llegar intentaré hacerlo dentro de una horquilla entre las 16 y 18 horas.

Para dar un ejemplo teórico en 101 km si trotamos 30 de ellos a un ritmo de 7' y andamos el resto a un ritmo de 11' tenemos un tiempo total de 13:31 horas, esto permite planificar unas 2:30 horas de parada para estar en la parte baja de la horquilla.

Siguiendo consejos de compañeros experimentados estoy corriendo en subidas tendidas para que luego el andar en las rampas sea mas facil, otro consejo que voy poniendo en práctica es trotar en cuanto se pone favorable el terreno para que las piernas se liberen.

El volumen semanal que me está saliendo está sobre los 80 km, aunque en las semanas que quedan del mes esta cifra subirá sobre todo en la tirada larga semanal, en la que alternaré recorridos por encima de los 30 km por recorrido de perfil similar a la prueba, incluyendo una salida Cercedilla - Segovia y recorridos con algún kilómetro menos pero mas exigentes en desniveles y sobre todo en porcentajes.

El resto de recorridos semanales discurrirán por caminos próximos a Villalba buscando siempre perfiles quebrados para ir endureciendo las piernas.

Otro punto que estoy trabajando es el desarrollo de la actividad con altas temperaturas, lo mas normal es que durante la prueba tengamos que soportar muchas horas bajo un sol inclemente, así que mejor ir acostumbrando al organismo.

En este último apartado ayer realicé una salida a las 19:30 hora en la que la temperatura era elevada y contando solamente con el aporte hídrico de las fuentes del camino, al final salió una sesión de 17 km en 2 horas con un desnivel positivo de 320 m. Una fuente a mitad del recorrido me sirvió como apoyo aunque totalmente insuficiente ya que calculando la perdida de líquidos por el peso una vez llegado a casa había perdido 2,5 kg. lo que me da una necesidad de hidratación de casi 1 litro a la hora, esto lo tendré que tener en cuenta para planificar la utilización del camel en las horas mas "dificiles" del día.

Para el día 18 estoy planificando la tirada larga, que si puedo logísticamente me gustaría en lugar de hacer Cercedilla - Segovia hacer Matalpino - Segovia pero ya veremos como se puede hacer.

7 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Vas muy bien Alfonso. Aprendo mucho de tí y cojo recortes para el año que viene. Animo

ANA (triatlonenfamilia) dijo...

Veo que lo tienes todo super estudiado, si sigues así no creo que tengas problemas, eso si ten cuidado cuando empieces a incrementar kms.
un beso

Tomás Soria (Tomypeck) dijo...

Si señor, todo controlado, lo primero con cabeza, luego las piernas. Saludos.

CLub de Atletismo Rincón de la Victoria dijo...

Sito sin duda sabes lo que haces. Así que ánimos con esos entrenamientos, los seguiré. Slds
Paco Montoro

Tantulo dijo...

Creo que lo estás haciendo de cine. No estás dejando ningún detalle suelto y precisamente ahí va a estar la clave de tu éxito. En larga distancia la planificación es la parte fundamental.

Saludos y felicitaciones por la rigurosa estrategia...

Korrecaminos dijo...

Me estás dejando alucinado con lo metódico que eres para esta prueba.
Desde luego puedes publicar todo un manual para el Ultramaratoniano nobel porque en mi tendrías al primer lector.

RA dijo...

Ahora es muy duro entrenar en Madrid, pero en Septiembre la cosa refresca y no es lo mismo, suerte con ese recorrido.