Seguidores

martes, 6 de abril de 2010

La Noria

Estos días los estados de ánimo son como la noria, que lo mismo te encuentras abajo que arriba.

La Semana Santa me había dejado un mal sabor de boca con poca fuerza y malas sensaciones en los cortos rodajes realizados.

Ayer el buen tiempo animaba a correr, así que después del trabajo y haber realizado alguna tarea domestica, tocaba ponerse mallas cortas y manga corta y salir a disfrutar de la tarde.

Según salí se me ocurrió que para probar de verdad el estado de forma que mejor que mirar a los ojos a la Cuesta Gris, en el enlace os dejo el desafío de la cuesta.

Nada mas salir noté que mis sensaciones habían cambiado y me notaba con fuerza nuevamente, así que me impuse un ritmo alegre desde la salida para hacer un buen "calentamiento" antes de atacarla.

Esta parte son 5420 m la mayoría de ellos por la cañada que lleva desde Villalba a Moralzarzal, a ritmo de 4:42, teniendo en cuenta el perfil ascendente del tramo, incluyendo una bonita trialera, para mi ha sido como ir volando.

Luego la subida a la Cuesta, es una auténtica pasada el esfuerzo mental que he tenido que hacer para no ponerme a andar ya que aunque solamente son 1240 m presenta algunas rampas del 19%, el mantra utilizado hoy ha sido el de una zancada mas, tiempo empleado 10:31 muy alejado del record (6:19) y con un ritmo medio de 8:29.

Después vuelta a casa, con una sensación de fuerza increíble, al final ya las fuerzas han decaído un poco, pero normal porque el castigo ha sido alto, el resumen de la salida ha sido 12180 m con un ritmo medio de 5:49.

Creo que necesito ya buen tiempo y algo de calorcillo.

14 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Es totalmente cierto lo que comentas. Yo lo veo de esta forma: Son los 15 días anteriores a la maratón y aparte de obsesionarnos, empezamo a tener dudas de si podremos aguantar tal o cual ritmo, si podremos acabar bien con las cuestas, si teníamos que haber hecho más tiradas largas, más series, etc. Esto hace que nuestro estado de ánimo suba y baje constantemente según nos aborden dudas. Lo que hoy está fenomenal mañana puede ser horroroso. hay que sobreponerse compañero.

Fer dijo...

Con el buen tiempo apetece machacar...

Jan dijo...

Me alegro de que ayer fuera uno de los días buenos. Como dice gonzalo,entramos en la temporada de las dudas... yo ya estoy dentro ;)

un abrazo muy fuerte

Jaime N@v dijo...

Estoy de acuerdo, yo también he comenzado bien el lunes. Fenomenal entreno.
Ciao

Xavi Lluch dijo...

Pues ya somos 2 que queremos calorcito, jejeje

RA dijo...

Seguro que en la semana previa descansamos adecuadamente y recuperando como es debido todo se verá más claro. Ahora comparto tus dudas, esto va así por días, y también echo ya de menos el calor.

Retamalejo dijo...

Buen entrenamiento de fuerza! me uno a las dudas. Ah ayer, en mi zona, lo que hacía era un aire muy molesto, también espero que entre un poquito de calor.

Manuel Robaina dijo...

Estamos todos igual pero ese entrenamiento debe haberte quitado muchas de esas dudas.

Quique dijo...

Hola Alfonso, durante este ultimo mes surgen estos cambios de sensaciones, nos salen dudas y es normal lo que te pasa...lo bueno es sentirlo el día del maratón.

seguro que con lo que llevas entrenado tendrás el día esperado.

Un saludo
Quique

Fer Panama dijo...

Animo Alfonso que no queda nada, esos entrenos te harán volar :)

Un abrazo muy fuerte desde Panamá

FER

Tecolinha dijo...

Esa cuesta ha sido un buen entrenamiento mental, ¿a que sí?
Un saludo y enhorabuena.

Celina dijo...

Enhorabuena por esas fuerzas recuperadas! Creo que después de este invierno todos necesitamos un poquito de sol y luz. Menudo tiempo me ha hecho en Galicia durante la semana santa...

Rafael Jiménez González dijo...

Muy bien ese entreno, así te resarces de la Semana Santa.

Ahora con tranquilidad que el Mapoma está ahi y no solo son kilómetros, sino un mar de dudas y posibilidades.

Paciencia que ya queda poco.

Un saludo!!

vsblanco dijo...

Acumula pero con cabeza. No te pases ningún día y lucha contra esos otros días en que las piernas dicen que no. Al final el cuerpo se adapta.